Deportes Comida cronicas.htm

BUSCADOR


WWW
Adelantesi.com

El precio del progreso

Segundo de dos artículos sobre la industria empacadora de carne

Mientras otros pueblos del estado de Missouri siguen en busca de plantas empacadoras de carne para garantizar su supervivencia económica, Milan ve con una mezcla de gratitud y resignación su relación de diez años con la planta procesadora de cerdos Premium Standard Farms.

os residentes de Milan reconocen que PSF salvó al pueblo, pero la cultura y el idioma lo han dividido. Ello debido al incremento de la comunidad hispana, que pasó del 1 al 20 por ciento de la población. Los centros educativos y de asistencia médica se han visto obligados a buscar ayuda fuera del pueblo para cubrir la brecha entre los blancos y los nuevos trabajadores, en su mayoría mexicanos que llegan a emplearse en la planta.

El resultado es un Milan diferente, dominado por un gigantesco empleador y disfrutando de lo que algunos describen como “un pacto con el diablo”.
A pesar de ello, Robert Wilson, editor del diario Milan Standard afirma que sería difícil encontrar a alguien que se haya opuesto a la planta en 1994. La mayoría pensaba que generaría empleo y estimularía los negocios de Milan. Cuando la planta entró en operación, sus gerentes dijeron que contratarían aproximadamente 500 personas de la zona.

Cuando la producción aumentó, se contrató a trabajadores hispanos de Texas. La cantidad sorprendió a Wilson y a otros residentes del pueblo: “Dudo que muchos [residentes de Milan esperaran tal afluencia]. Yo ni siquiera lo había pensado”, dice.

“Probablemente había muchos residentes que no querían [hispanos]”, dijo.

Una cosa es clara: PSF y sus trabajadores han mantenido con vida a Milan. El número de habitantes del pueblo se ha incrementado un 8 por ciento en los últimos 10 años.

El valor estimado total de sus propiedades prácticamente se ha duplicado desde 1990, cuatro años antes de que PSF llegara al lugar. En 2004, los ingresos tributarios del condado fueron un 35 por ciento mayor que en 1993 y el impuesto a la propiedad privada ha aumentado más de 68 por ciento. “Ha habido surgimiento económico para todo tipo de negocios”, dijo Wilson. “Se han creado 1.000 nuevos empleos”.

Pero, como afirma Mike Hepler, oficial mayor del condado de Sullivan, dado que la planta de PSF se encuentra ubicada un poco más allá de los límites del pueblo, “no hay beneficio (financiero) directo para Milan, en lo absoluto”. Fuera de los ingresos tributa-rios a las ventas (que generan los trabajadores que gastan su dinero en Milan), de un incremento en la venta de agua, y de un pequeño ingreso tributario proveniente de la venta de equipo para oficina, la mayor parte de la recaudación tributaria de PSF va directamente al condado y al financiamiento de diversos servicios públicos.

La gerencia de PSF afirma que la compañía ha ayudado a Milan a crecer y a adaptarse a los hispanos, a través de sus programas de “mejora de la calidad de vida”, que incluyen donaciones de dinero al Centro Latino, patrocinio de programas de ayuda a los hispanos, y trabajo conjunto con promotores inmobiliarios para la construcción de más casas y departamentos. Sin embargo, la gerencia de PSF señala que la compañía no ha aportado directamente los fondos para las nuevas ampliaciones urbanas.

Vida hispana en Milan

SEAN McGANN/Adelante
De El Salvador a Milan: Julio Ramos, 42 años, emigró desde El Salvador. Hace cinco años no ve a su familia, pero les envía la mitad de lo que gana en EE.UU. Actualmente, Ramos espera una visa para viajar a su patria natal.

Muchos trabajadores viven en los edificios más antiguos de Milan. Ese es el caso de Julio Ramos, quien habita en un complejo de ladrillos de tres pisos, situado a media cuadra de la plaza principal del pueblo. Más allá de la puerta principal, en la que la rueda de una silla de oficina sirve como perilla, hay una estrecha escalera que conduce a un pequeño estudio que comparten Ramos y otros dos trabajadores. Adentro, dos camas sin tender ocupan la mayor parte de lo que sería la sala. Ramos admite que con tres personas el lugar siempre está abarrotado. Pero tampoco esperaba grandes refinamientos.

Ramos lleva tres años trabajando para PSF y mantiene a su familia en El Salvador enviándoles más de la mitad de los US$ 1.500 que gana mensualmente.

Hace catorce años, en El Salvador, Ramos dejó atrás a su esposa, a su hija y todo lo que conocía. Por su trabajo en la Guardia Nacional de su país recibía el equivalente de $70 mensuales. “Era muy poco dinero”, dice. Decidió entonces que su familia necesitaría más que eso para sobrevivir y emprendió un largo viaje.

Primero, viajó más de 70 horas en bus hasta Tijuana, México. Allí pagó $ 1.500 a un “coyote” para que lo guiara a través de la frontera durante la noche. Se considera uno de los pocos afortunados. “Hay muchos que vienen a los Estados Unidos, pero no llegan, ni tampoco regresan”, dice. “Mi viaje fue sencillo”.

Ramos fue a Los Angeles a vivir con su hermana y sin demora acudió a un abogado especialista en inmigración, quien lo ayudó a obtener estatus de asilado político gracias a la guerra que se libraba en su país de origen. En Los Angeles, trabajó durante diez años como ayudante de camarero en un restaurante mexicano, y luego en Iowa City, en una planta empacadora de carne que le ofreció más trabajo y un mejor salario. Después de un año y medio, cuando un amigo suyo que había vivido en Milan le comentó sobre la planta de PSF, se decidió a ir.

“El trabajo es duro”, dice. “Mis manos y mi cuerpo están adoloridos la mayor parte del tiempo. Pagan bien porque algunas personas se han lastimado el cuerpo”.

Ramos dice que algunos de sus compañeros de trabajo muestran señales de dolencias debidas al trabajo repetitivo. “He visto gente con nudos en las manos”, dice. “Hay muchos trabajadores que aparentan tener artritis”.

Dice que conoce gente que se ha lesionado en la planta, pero en cuatro años, afirma, “nunca he tenido un accidente”.

Un estudio de la Government Accountability Office publicado en enero de 2005 reportó que desórdenes musculoesqueletales como el síndrome del túnel carpiano y la artritis son frecuentes en la industria empacadora de carne. “En la industria cárnica y aviar, la tasa de lesiones y dolencias vinculadas a movimientos repetitivos (...) fue una y media veces superior a la tasa promedio (...) de todas las industrias de manufactura en los Estados Unidos en el año 2002”.

A pesar de todo, Ramos no se queja de su trabajo. Renunciar no es una de sus opciones, porque sin trabajo, afirma, “mi familia no tendría para comer”.

En sus tres años en PSF, Ramos ha ahorrado $ 10.000. Con el permiso de PSF, planea dejar el trabajo por un mes y viajar de vuelta a su hogar. Espera poder visitar a su madre, que sufre de problemas cardíacos. Si llega a viajar, podrá ver a su esposa y a su hija por primera vez en cinco años.

Pero Ramos no tiene la intención de volver a casa de manera permanente. “El Salvador es un país pequeño con mucha gente”, dice. “No hay empleo allá”. En cambio, espera traer a su familia a Milan en el verano y comprarse una casa.

Su hija, ya de 10 años, ingresaría a la Milan Elementary School a estudiar junto a otros casi 200 niños hispanos cuyos padres han decidido que Milan es un lugar tan bueno como cualquier otro para establecerse.

EducaciÓn en espaÑol

ADAM WISNESKI/Adelante
Aprender una nueva lengua: Juan García, 5, lee el libro de textos "Tap, Tap, Tap" durante su clase de inglés como segundo idioma. Las maestras de la escuela primaria de Milan trabajan con otros 16 niños que como Juan no hablaban inglés cuando llegaron a Missouri.

En la escuela, Pam Doty, con un diccionario español-inglés en la mano, se agacha junto a la carpeta de Juan García, mientras este sujeta firmemente su lápiz y lo presiona con mano temblorosa sobre una hoja de papel en blanco. Su tarea es escribir una oración usando palabras de pregunta, y Juan, de cinco años, intenta que su oración haga referencia a la araña de palotes que acaba de dibujar.

En septiembre, cuando ingresó a la clase del jardín de infantes de la escuela primaria de Milan, Juan no hablaba inglés. Pudo sobrevivir en clase imitando lo que hacían los demás estudiantes. Ahora, las palabras que tan concienzudamente escribe en el papel no se diferencian en casi nada de las de los otros niños del aula.

El anuario escolar de Milan incluye rostros de todas partes del continente americano. Juan es uno de los 180 estudiantes hispanos en el distrito escolar C-2 de Milan. Los hispanos representan el 26 por ciento de los 680 estudiantes de Milan, un incremento en relación con el 17 por ciento que representaban en el año 2001. De los 180 estudiantes hispanos, hay 16 que, como Juan, no hablaban inglés cuando ingresaron a la escuela.

La afluencia de hispanos ha desafíado al distrito escolar C-2 de Milan. Susan Weece, que durante 10 años fue profesora de inglés en Honduras, es la traductora-intérprete de la escuela de Milan desde hace dos años. “Pienso que el programa inglés como segundo idioma los hace sentir cómodos”, dice. “Estoy sorprendida por los resultados del programa”.

Weece señala que los profesores de ESL trabajan con los nuevos estudiantes que no hablan inglés durante dos o tres horas al día, para ayudarlos a ponerse al día lo más pronto posible. La directora de la escuela primaria, Beverly Bonner, indica que los fondos adicionales para contratar profesores de inglés como segundo idioma provienen de la subvención federal. El distrito escolar C-2 de Milan cuenta actualmente con dos traductores y dos profesores asistentes que brindan apoyo y realizan labores de intérprete para algunos estudiantes y padres hispanos de Milan.

“Tuvo algunos problemas para adaptarse”, dice Weece de Juan. “Golpeaba o mordía a cualquiera que intentara ayudarlo (...) no sabía lo que estaban haciendo y tenía miedo”.

El superintendente Bill Lewis dice que la escuela está cumpliendo con satisfacer las necesidades de los English Language Learners (ELL). “Estamos logrando avances con la lectura”, dice. “Creemos que estamos formando a personas de gran éxito”. El año pasado, Missouri recibió $ 17 millones de la subvención federal Reading First. La escuela primaria de Milan, actualmente en su segundo año como parte del programa Reading First, recibió una subvención de $129.000.

Doty dice que los materiales didácticos no representan un problema para la oficina de inglés como segundo idioma. “Tenemos tantos [recursos] que no sabemos entre cuáles elegir”, dice.

Pero satisfacer las necesidades de los ELL es un proceso continuo que Milan recién ha empezado. Según Lewis, es más fácil para los estudiantes hispanos tener éxito en los grados iniciales que en la escuela secundaria, donde hay mayores barreras sociales que podrían afectarlos. “Tienden a segregarse a sí mismos apenas tienen la oportunidad”, dice.

Algunos estudiantes hispanos “están predispuestos a dejar la escuela a los 16, porque quieren conseguir un trabajo y ganar dinero”, dice. Lewis ha observado que para algunas familias hispanas de áreas “golpeadas por la pobreza”, la supervivencia financiera parece ser más importante que la escuela secundaria.

En el año 2004, la tasa de graduados entre hispanos de la Milan High School fue de 55,6 por ciento, comparada con la tasa de graduación de los blancos, de 91 por ciento. En los grados noveno al duodécimo, los hispanos de Milan tienen cinco veces más probabilidades de abandonar la escuela que los blancos.

Según Weece, otro desafío es la naturaleza de la población de estudiantes hispanos, más proclive a estar en constante movimiento. Aproximadamente 18 por ciento de los estudiantes hispanos de Milan proviene de familias de inmigrantes. “A algunos les afecta esta situación”, dice, indicando que hay niños que se retrasan porque cambian de escuela varias veces durante el año escolar. “Es difícil saber cuánta educación han completado”.

Los hispanos y la salud

En la oficina de la enfermera Joan Harrison, en la escuela primaria de Milan, Eric yace inmóvil sobre la mesa de examinación ubicada junto a la pared. Casi no habla y concentra la mayor parte de su energía en bloquear la conversación que tiene lugar en el cuarto. Harrison dice que espera que los padres del niño lo lleven a un médico. “Es frustrante ver una fiebre de 102 grados”, dice, señalando discretamente con la cabeza en dirección a Eric.

La madre de Eric llega y le murmura unas palabras en español, preguntándole cómo se siente, luego cambia al inglés y le pregunta a Harrison si Eric tiene fiebre. Harrison le dice que sí y se da vuelta para lavarse las manos mientras madre e hijo se retiran de la oficina. “Debes ir al médico, Eric”, dice Harrison, sin voltear la cabeza del lavabo. Pero cuando le preguntamos si cree que lo harán, responde con franqueza, “probablemente no”.

Desde hace cuatro años, Harrison es enfermera de la escuela del distrito escolar C-2 de Milan. “Nunca había tenido contacto con población hispana hasta que llegué aquí”, dice. “Asistí a una escuela en la que no existían otras culturas”.

Harrison dice que hace aproximadamente dos años, tuvo problemas para lograr que los padres que trabajaban en PSF vinieran a recoger a sus hijos enfermos. “Al comienzo, fue un problema”, dice. “Los padres me decían, 'No puedo ir o me despedirán'”.

Harrison dice que habló personalmente con un gerente de PSF y el problema se resolvió.

Pero adaptarse a las necesidades de asistencia médica de los hispanos sigue siendo un desafío. Harrison cree que la opinión que los hispanos tienen de los médicos y de las medicinas es diferente de la opinión de la mayoría de blancos. “Pienso que hay una barrera cultural (...) una enfermera no es lo mismo que un médico. Algunas veces ellos piensan que puedo hacer [por sus hijos] más de lo que realmente soy capaz”, dice. También parecen ser menos proclives a buscar atención médica, afirma. “Me pregunto cuánto de eso tiene que ver con la religión o la cultura”.

“Creo que en gran medida tiene que ver con el dinero”, dice Connie Michaels, administradora del Sullivan County Health Department. Ella piensa que los hispanos se niegan a buscar atención médica porque simplemente no pueden costearla.

“Deben trabajar entre tres a seis meses en PSF antes de obtener beneficios”, dice.

Michaels dice que la clínica del departamento de salud atiende a muchos hispanos que no hablan inglés. El mes próximo, planea contratar a un traductor a tiempo completo y poner fin a lo que se conoce como “Los jueves hispanos”, el día en que los hispanos pueden hablar con el intérprete que trabaja tiempo parcial con Michaels, sobre temas que van desde vacunación hasta asistencia infantil.

Una encuesta a hispanos realizada por el Pew Hispanic Center en el año 2002, descubrió que 65 por ciento no tiene seguro médico. El veinte por ciento de los hispanos indicó que en alguna ocasión pospuso un tratamiento médico necesario porque pensaba que no podía pagarlo, y el 29 por ciento reportó haber tenido problemas para comunicarse con personal de salud y para obtener asistencia médica.

Esa barrera en la comunicación preocupa a Eugene Richardson, quien desde hace dos años administra el Sullivan County Ambulance District. Dice que quisiera poder ofrecer a sus empleados entrenamiento en español. “Aún no he encontrado una solución al tema”, dijo.

Ningún miembro del personal de ambulancia de Sullivan County habla español. “Tenemos recursos limitados”, dice Richardson. “Damos cobertura a todo Sullivan County -eso es mucho [por hacer]”.

Él calcula que aproximadamente la mitad de los hispanos a los que ha atendido tienen seguro médico. Muchos dependen de Medicaid, dice.
Dice Richardson que en sus 35 años de carrera nunca ha enfrentado una situación en la que fuera incapaz de proveer asistencia a alguien que no hablaba inglés. “[Te fijas en] señales físicas externas”, dice. “[Lo importante] no es lo que dices, sino lo que observas”.

El próximo año, planea solicitar una subvención de dinero para dar clases de español a sus empleados.

Triumph en St. Joseph
Entretanto, en St. Joseph, a unos 45 kilómetros al norte de Kansas City, los preparativos están en marcha para la llegada de Triumph Foods, una inversión de $ 135 millones que comprende instalaciones para el procesamiento de cerdos y las oficinas centrales de la compañía, cuya inauguración está programada para el otoño. La compañía, antes conocida como Premium Pork Allied Producers, contratará a entre 400 y 500 trabajadores para sus instalaciones de 630.000 pies cuadrados, y proyecta contar con una fuerza laboral total de 1.000 trabajadores para dentro de dos años.

Según la St. Joseph Chamber of Commerce, el proyecto fue considerado como uno de los mayores planes de desarrollo económico en los Estados Unidos en el año 2003.

Patt Lilly, presidente y director ejecutivo de la cámara, dice que trabajaron duro para atraer a la planta al pueblo y ayudó a la compañía a encontrar el lugar para la ubicación de sus instalaciones. Tras recibir la aprobación del ayuntamiento, la compañía recibió la oferta de un paquete de incentivos $ 5,5 millones para compensar los costos vinculados a la adquisición del terreno, a la demolición de las construcciones existentes y al mejoramiento del acceso para el transporte y de los sistemas de tratamiento de aguas residuales. Este paquete fue ofrecido como una subvención, que según Lilly será devuelta a la ciudad por Triumph a través de los impuestos.

Triumph Foods se ubicará en donde en las décadas de 1920 y 1930 se encontraban los corrales e instalaciones empacadoras de carne de la ciudad, una “zona deprimida” que, como dice Lilly, “necesitaba desesperadamente de inversión”.

Aunque las plantas procesadoras de carne han atraído a trabajadores inmigrantes de todo el país, hispanos en su mayoría, Lilly cree que la mayor parte de la fuerza laboral provendrá de St. Joseph y menciona la tasa de desempleo de la ciudad, de 3,9 por ciento para una población de aproximadamente 75.000. Según cifras del censo, la población hispana de St. Joseph representaba un 2,6 por ciento en el año 2000. En un acuerdo celebrado con la ciudad, Triumph Foods se ha comprometido a pagar un salario mínimo de $ 10,50 por hora, una cifra inicial atractiva dentro de la industria.

Lilly cree que el tamaño de St. Joseph y su economía diversificada -que incluye muchas otras compañías procesadoras de alimentos, además de compañías automotoras y de seguros- compensarán el efecto de la enorme planta sobre el pueblo.

Las escuelas de St. Joseph ya han empezado a prepararse para la probable afuencia de hispanos y de sus hijos. Mark Hargens, superintendente asociado de St. Joseph Schools, dice que el distrito empezó con el planeamiento tan pronto se enteró de las intenciones de la planta de instalarse en la comunidad.

“Queremos estar listos, en caso que las familias empiecen a llegar”, señaló.
Una forma en que las escuelas se están preparando es a través de la contratación de más profesores certificados en la enseñaza del inglés como segundo idioma, con la meta de llegar a tener un profesor certificado en cada edificio. En agosto, el distrito abrirá un centro de bievenida para familias con estudiantes que requieran aprender inglés. El centro tendrá un coordinador con dos profesores y una secretaria a su cargo, todos ellos capaces de hablar en español. Hargens dice que antes de la llegada de la planta había un solo profesor de inglés como segunda lengua en todo el distrito.

Hargens dijo que una expansión adicional de servicios de la enseñanza de inglés dependerá de cuántos hispanos lleguen a St. Joseph. Si el número continúa incrementándose, el número de centros de inglés aumentará a siete, cuatro de ellos dedicados a estudiantes de escuelas primarias, dos para estudiantes de escuelas intermedias y uno para estudiantes de escuelas secundarias. Hargens dice que el enfoque que el distrito tiene es de “esperar y ver qué ocurre”, antes de decidirse a implementar este plan.

“Si tienes gran cantidad de profesores e inauguras centros, pero nadie viene, la gente podría enojarse un poco”, dice Hargens.

Pero no importa cuánto planeen las escuelas o cualquier otro sector para enfrentar la afluencia de hispanos, de todas formas surgirán necesidades imprevistas, dijo Hargens: “Como nunca hemos tenido una población extensa de hispanos, estoy seguro de que ni siquiera hemos previsto la mitad de cosas que ocurrirán”.



bullet
bullet
bullet

LINKS


TOP OF PAGE � Adelante - Columbia Missourian Publishing - School of Journalism at the University of Missouri

買樓| 上車盤| 搵樓| 屋苑| 樓盤| 地產| 租樓| 租盤| 二手樓| 新盤| 一手樓| 豪宅| 放盤| 樓價| 成交| 貝沙灣| 美孚新邨| 嘉湖山莊| 太古城| 日出康城| 沙田第一城| 西半山|

雪茄网购| 雪茄| 哈瓦那雪茄| 雪茄价格| 雪茄烟网购| 雪茄专卖店| 雪茄怎么抽| 雪茄烟| 雪茄吧| 陈年雪茄| 大卫杜夫雪茄| 保利华雪茄| 古巴雪茄品牌| 古巴雪茄| 古巴雪茄多少钱一只| 古巴雪茄专卖网| 烟斗烟丝| 小雪茄| 金特罗雪茄| 帕特加斯d4 | 蒙特雪茄| 罗密欧朱丽叶雪茄| 网上哪里可以买雪茄| 限量版雪茄| 雪茄专卖| 雪茄专卖网| 雪茄哪里买| 买雪茄去哪个网站| 推荐一个卖雪茄的网站| 雪茄烟| 古巴雪茄价格| 雪茄海淘| 雪茄网| 帕拉森雪茄|

噴畫| banner| banner 價錢| Backdrop| Backdrop 價錢| 易拉架| 易拉架 價錢| 橫額| 印刷| 橫額印刷| 印刷 報價| 貼紙| 貼紙印刷| 宣傳單張| 宣傳單張印刷| 展覽攤位| 書刊 印刷| Bannershop| Ebanner| Eprint| 印刷公司| 海報| 攤位| pvc板| 易拉架設計| 海報印刷| 展板| 禮封| 易拉架尺寸| foamboard| hk print| hong kong printing| Printing| 喜帖| 過膠| 信封| backdrop| print100| 咭片皇| 印館|

邮件营销| Email Marketing 電郵推廣| edm营销| edm| 营销软件| 推广软件| 邮件群发软件| 邮件群发| Mailchimp| Hubspot| Sendinblue| ActiveCampaign| Aweber| 邮件主题怎么写| 邮件主题| 邮件模板| Mailchimp| benchmark| SMS|

wms| vending machine| barcode scanner| QR code scanner| SME IT| it solution| rfid tag| rfid| rfid reader| it outsourcing| POS label| IRLS| IT Support| system integration| software development| inventory management system| label printing| digital labelling| barcode label| Self Service Kiosk| Kiosk| Voice Picking| POS scanner| POS printer| System Integrator| printing labels| Denso| inventory management| warehouse management| Point of sale| Business service| vending| mobile app development| terminal handheld| printer hong kong| | thermal printer| thermal label printer| qr code scanner online mobile| qr code scanner download| mdm| mobile solutions| mdm solutions| mobile device management|

Tomtop| Online Einkaufen| Zeblaze| XT175| xiaomi m365| xiaomi Roborock S50| Roborock S50| Wltoys| VISUO XS812| Viltrox EF-M2| Vernee T3 Pro| Ulefone Power 5| Tronxy X5S| SONOFF| SJCAM SJ8 PRO| Rowin WS-20| MXQ PRO| MJX Bugs 5W| lixada| LEMFO LEM8| lemfo lem4 pro| LEMFO| koogeek| kkmoon| JJPRO X5| hubsan h501s x4| hubsan h501s| Hubsan| hohem isteady pro| goolrc| Feiyu| Feiyu Tech G6| Ender 3| Creality Ender 3| Bugs 5W| anet a8 3d printer review| Anet| Anet A4| Anet A6| Anet A8| andoer| ammoon| amazfit bip|

electric bike| e bike| electric bicycle| electric bikes for adults| electric tricycle| electric trike| folding electric bike| mid drive electric bike| electric fat bike| fat tire electric bike| best electric bike|

地產代理| Hong Kong Office Rental| 租辦公室| office for lease| office leasing| 物業投資| office building| Commercial Building| Grade A Office| 寫字樓| 商業大廈| 甲級寫字樓| 頂手| 租寫字樓| Rent Office| 地產新聞| office for sale|

太古廣場| 海富中心| 中港城| 統一中心| 瑞安中心| 力寶中心| 信德中心| 新港中心| 中環中心| 合和中心| 康宏廣場| 星光行| 鷹君中心| 遠東金融中心| 港晶中心| 無限極廣場| 光大中心| 中遠大廈| 海港中心| 新世界大廈| 永安中心| 南洋中心| 永安集團大廈| 華潤大廈| 永安廣場| 朗豪坊| 時代廣場| 新世紀廣場| 太古城中心| 希慎廣場| 交易廣場| 創紀之城| 港威大廈| 企業廣場| 新文華中心| 置地廣場| 怡和大廈| 世貿中心| 太子大廈| 中信大廈| 禮頓中心| 中銀大廈| 銅鑼灣廣場| 環球大廈| 海濱廣場| 新鴻基中心| 萬宜大廈| Tower 535| 高銀金融國際中心| 海濱匯| 皇后大道中9號| 國際金融中心| 半島中心| 利園三期| 天文臺道8號| 信和廣場| 娛樂行| 南豐大廈| 帝國中心| 中環廣場| 美國銀行中心| 尖沙咀中心| 新東海商業中心| Chater House| Nexxus Building| One Island East| 中匯大廈| Fairmont House| 華懋廣場| 中建大廈| 北京道1號| 胡忠大廈| Central Plaza| The Centrium| LHT Tower| China Building| AIA Central| Crawford House| Exchange Tower| AIA Tower| World Wide House| One Kowloon| The Gateway | One Island South| Jardine House| Millennium City | Exchange Square| Times Square | Pacific Place| Admiralty Centre| United Centre| Lippo Centre| Shun Tak Centre| Silvercord| The Center| Mira Place| Ocean Centre| Cosco Tower| Harcourt House| Cheung Kong Center|

private school hong kong| English primary school Hong Kong| primary education| top schools in Hong Kong| best international schools hong kong| best primary schools in hong kong| school day| boarding school Hong Kong|